UPN denuncia que “Asirón pretende ahora manipular los contenidos del Fortín de San Bartolomé”

El Grupo Municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona ha denunciado hoy que “Asirón pretende ahora manipular los contenidos del Centro de Interpretación de las Fortificaciones del Fortín de San Bartolomé después de haber hecho lo mismo con el programa para escolares ‘Conozcamos Pamplona’”.

Así lo ha denunciado la concejala y doctora en Historia María García-Barberena, que ha explicado que “una vez más, Bildu plasma todas sus obsesiones identitarias en un intento de dibujar una ciudad con una trayectoria histórica absolutamente tergiversada”.

“Van a desmantelar culturalmente el centro para hacer sitio a sus obsesiones nacionalistas”, ha subrayado.

La edil regionalista ha recordado que los contenidos actuales fueron elaborados por tres reconocidos historiadores de la ciudad: Víctor Echarri, doctor Arquitecto con una tesis sobre las murallas de Pamplona; Juan José Martinena, doctor en Historia y el mayor experto en la Pamplona medieval; y Luis Eduardo Oslé, doctor en Historia y especialista en historia militar de Navarra.

“No tiene sentido cambiar estos contenidos, que además son valorados como magníficos a nivel popular y también profesional, en publicaciones como ‘Casamate’, la más prestigiosa revista de Arquitectura Militar del Mundo”, ha señalado.

García-Barberena ha explicado que “el proyecto de musealización recoge todas las obsesiones nacionalistas, las mismas que han plagado el ‘Conozcamos Pamplona’, pero en cambio duda en incluir un hecho fundamental en la historia de la ciudad como el Privilegio de la Unión”.

Según ha detallado, “el proyecto diseñado por Bildu está dividido, a su antojo y sin ningún criterio histórico o museístico válido, en las salas ‘prehistoria-conquista’, ‘conquista-actualidad’, ‘murallas’ y ‘guerra civil’”.

“De hecho, se habla mucho más del poblado vascón que de la ciudad romana, los burgos o incluso del Privilegio de la Unión que no se sabe si finalmente se incluirá; y se dedica una sala completa a la Guerra Civil, no siendo Pamplona parte del frente de guerra, mientras apenas se cita la construcción de los Ensanches y la evolución posterior de la ciudad”, ha criticado.

Facturas sin justificar

García-Barberena ha desvelado también que para este proyecto se están acumulando facturas menores desde el mes de septiembre.

A este respecto, ha destacado la última, pagada en enero de este año, por la que se abonaron más de 13.000 euros por el borrador de una línea del tiempo “totalmente tergiversada”, que ya aparecía dibujada en el proyecto de octubre, y que, según la concejala, ha sido elaborada entre otros por uno de los autores del contenido del “manipulado” ‘Conozcamos Pamplona’.

UPN ha tenido acceso a estos datos después de preguntar reiteradamente en las comisiones municipales por este pago de enero, hasta que el equipo de Gobierno facilitó el 22 de febrero un documento sobre los nuevos contenidos del Fortín.

Sin embargo, los concejales regionalistas, advirtieron que ese documento tenía fecha de ese mismo día, más de un mes después de pagarse los 13.000 euros, ante lo que el propio equipo de Gobierno reconoció que, en realidad, había sido elaborado para dar respuesta a las preguntas de UPN y que la cuantía se había abonado por la línea del tiempo.

Además, al enviarlo al Ayuntamiento, la propia empresa reconocía en un correo electrónico que “es un borrador así que no tenéis por qué prestarle mayor atención de momento”.

La edil regionalista ha afirmado, por tanto, que “de ninguna manera se detecta la realización de un trabajo que cueste 13.000 euros” y ha subrayado que “el Ayuntamiento no puede pagar ese dinero por un borrador que es absolutamente limitado, en el que no se demuestra que se está realizando un trabajo sobre los contenidos riguroso y serio”.

Por último, García-Barberena ha considerado que “todo responde a la evidente voluntad de Bildu de contar una historia falsa de nuestra ciudad, para dibujar una realidad manipulada que case con sus principios políticos aunque carezca totalmente de rigor” y ha señalado que “sigue a pies juntillas la estrategia nacionalista alrededor de la lengua, los símbolos y la historia con la que pretenden dotar de consistencia a una identidad política artificial”.