10 millones de euros justificados en dos folios y medio

La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, gobernada por Bildu, ha iniciado esta semana la compra de una parcela en Imarcoain. Una operación de 10 millones de euros justificada en, literalmente, dos folios y medio impresos por una sola cara.

La historia comienza hace meses con un informe de alternativas que valoraba 18 posibles ubicaciones para la futura planta de tratamiento de residuos que debe construir Mancomunidad.

Sin entrar a valorar varias incongruencias del documento, la opción mejor valorada resulta ser una parcela de 97.000 metros cuadrados en la cuarta fase de la ‘Ciudad del transporte’.

Entre las cuestiones que mejor se puntúan de la ubicación elegida, además de su “accesibilidad en bicicleta” (sic), está el precio por metro cuadrado de la parcela, que se fija según catastro en 14,03€/m2.

El lunes, Servicios de la Comarca de Pamplona SA (SCPSA), que así es como se llama la empresa pública de Mancomunidad, acordó, con los votos de consejeros de Bildu, Geroa Bai y Podemos, pagar 93€/m2 por la parcela que ya no es de 97.000 metros cuadrados como fijaba el informe técnico, sino de 107.000. En total, 9.964285,98 euros.

1.657.917.687 de las antiguas pesetas, que se dice pronto.

Pese al precio de la operación, la dirección de la empresa pública, presidida por Bildu rechazó solicitar tasación alguna para confirmar que el precio ofertado es adecuado y conforme a mercado.

Tampoco figuraba en los dos folios y medio de documentación (uno de ellos es una carta del propietario del suelo con la oferta) con los que el Consejo contaba para tomar la decisión, informe técnico alguno que explicara por qué se pasaba de 97.000 a 107.142,86 metros cuadrados.

La operación se pone todavía más sospechosa cuando se conoce que el actual propietario del suelo, ‘Navarra de Suelo y Vivienda SA’ adquirió los terrenos por entre 55 y 59€/m2. Ahora los vende por 93€/m2.

Se puede aducir que ese precio respondía al suelo sin urbanización alguna, pero es que la propia empresa tasó, en la documentación remitida para la tramitación del PSIS (Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal) actualmente en marcha, el precio del suelo en unos 67€/m2, todavía muy lejos de los 93 que va a pagar la Mancomunidad y ahí sí que están prorrateados los costes de urbanización.

Multipliquemos ahora la diferencia por los 107.142,86 metros cuadrados que se adquieren. El pelotazo de la operación es mayúsculo, en torno a 2.785.000 euros de plusvalía. No hay, reitero aun a riesgo de resultar cansino, tasación alguna, ni informe que justifiquen las cantidades a pagar.

Por último, la opacidad llega al límite cuando el presidente de la empresa pública, Aritz Ayesa (Bildu), niega al propio Consejo de la entidad, que debe votar el acuerdo, el contrato con ‘Navarra de Suelo y Vivienda SA’, cuya existencia reconoce.

Ni tasación, ni informe jurídico, ni informe técnico, ni siquiera el contrato que ha de firmarse. Nada de Nada. 10 millones de euros y dos folios y medio impresos por una cara.

Fin de la historia. Por ahora.

Así manejan Bildu, Geroa Bai y Podemos una empresa pública en Navarra. Así manejan nuestros impuestos.